lunes, 5 de marzo de 2012

Habilidades Motrices Básicas y Capacidades Coordinativas en las Etapas del Desarrollo Humano

Habilidades Motrices Básicas en las Etapas de Desarrollo

Son las actividades motoras (habilidades generales) que asientan las bases de actividades motoras más avanzadas y específicas, como son las deportivas. Correr, saltar, lanzar, recibir, escalar, patear, entre otras.

Desde que el niño nace aparece el movimiento en él.
"El movimiento es la primera forma y la más básica de comunicación humana con el medio" -Schilling-

1 año y medio aproximadamente: Los movimientos son masivos y globales, pueden ser activados o inhibidos por estimulaciones externas. Son incoordinados.
La coordinación y la combinación de los diferentes movimientos se consiguen progresivamente.

18 meses: Empieza a corretear (aunque aún con movimientos torpes) y a escalar (sostenido).

2 años: Camina con total soltura, incluso en las escalas y corre mejor.

3 y 4 años: La marcha y el correr son perfectamente controladas. Aparecen la marcha de puntillas y el salto (éstos señalan los progresos del equilibrio). También los procesos de prensión y la manipulación los movimientos se: afinan, diferencian, coordinan y lateralizan.

3-6 años: Libertad, soltura y espontaneidad de los movimientos. Observa e imita.

El niño sabe: correr, girar, montar en bicicleta, lanzar un balón, saltar en un solo pie, trepar, amarrarse los zapatos, vestirse, patinar, escalar, saltar desde alturas.




Capacidades Coordinativas en las Etapas de Desarrollo Humano

Son realizadas conscientemente  en la regulación y dirección de los movimientos con una finalidad determinada. Estas capacidades se desarrollan sobre la base de determinadas aptitudes físicas que posee el hombre y durante  su enfrentamiento diario con el medio.

Las Capacidades Coordinativas se interrelacionan entre sí, y solo son efectivas a través de una unión entre las demás capacidades coordinativas, es decir, para la ejecución de una acción motriz, el individuo tiene que ser capaz de aplicar un conjunto de capacidades para que esta acción se realice con un alto nivel de rendimiento.

Algunas son: Diferenciación, acoplamiento, reacción, orientación, equilibrio, cambio, ritmización, entre otras.

6-11 años: Fase del desarrollo intensivo debido a la madurez más rápida del Sistema Nervioso Central (SNC).

9-12 años: El perfeccionamiento de las Capacidades Coordinativas debe realizarse sobre la base de la variedad y complejidad de los ejercicios. 

Según Frey: Estas capacidades permiten al deportista dominar las acciones motoras con precisión y economía en diferentes situaciones ya sea conocidas o desconocidas.

  • La dosificación y combinación con las capacidades condicionales para así lograr la formación de atletas de forma integral.


Fases del Desarrollo Motor









Iniciación Deportiva, Especialización Deportiva, Alto Rendimiento

Iniciación Deportiva

Proceso de enseñanza-aprendizaje en el que el alumno debe atravesar por una serie de etapas en las cuales va aprendiendo y desarrollando diversos contenidos (físicos, técnicos, tácticos o psicológicos) adaptados tanto a sus características biológicas como psicológicas. Así podrá ir progresando en su deporte de una manera racional y pedagógica y se evitará una posible especialización temprana.


La iniciación deportiva se debe producir antes de la pubertad (7-8 años con la adquisición de las Habilidades Motrices Básicas, preparatoria al verdadero inicio en la especialidad deportiva que debe ser a los 10 años aproximadamente).


Momento en el que el niño se involucra en un deporte e inicia su aprendizaje práctico.





Especialización Deportiva

El proceso de formación deportiva se realiza a lo largo de una serie de fases y etapas, a través de las cuáles se construye el camino de especialización deportiva.

Existen 3 conceptos fundamentales que dirigen la especialización deportiva:

  • La formación inicial: La iniciación deportiva, momento en el que el niño se involucra en un deporte e inicia su aprendizaje práctico.
  • El rendimiento: Acción motriz, cuyas reglas fija la institución deportiva, que permite al sujeto expresar sus potencialidades físicas y mentales.
     
  • La competición: Es la comparación de rendimiento entre deportistas o equipos.

Del conjunto y ordenación de estos, surge en el ámbito psicomotor el proceso que transforma lo genérico en específico.



La mayor parte de éste proceso se encuentra localizado en las fases infantiles, dicho proceso debe realizarse de forma gradual y progresiva. 



La especialización es una consecuencia inevitable y necesaria de la orientación del Entrenamiento Deportivo hacia el rendimiento.






Alto Rendimiento



Cumple una función importante en el camino del desarrollo de las habilidades físicas, cognitivas y de responsabilidad personal y social del individuo, ya que sus planteamientos y objetivos son el logro de la más alta performance del atleta.



Etapas del Desarrollo Humano

Juntamente con el desarrollo se enuncia el crecimiento, la maduración y el aprendizaje como términos de un proceso que son muy similares y fáciles de confundir; no significan lo mismo.

Desarrollo: Se aplica a los cambios en composición y complejidad.

Crecimiento: Es el aumento de talla y peso.

Maduración: Es el desenvolvimiento de cualidades o notas heredadas que  no son provocadas ni por la experiencia ni por la ejercitación. Es un factor esencial en la determinación de las capacidades para aprender.

Aprendizaje: Constituye aquellos cambios en estructuras anatómicas y en las funciones psicológicas que resultan de las actividades propias del niño.

Madurez y Aprendizaje son 2 términos que corren íntimamente ligados como Desarrollo y Crecimiento. 

Etapa Pre-natal: Es el período que corre de la gestación hasta el nacimiento. Esta etapa es decisiva en la vida del niño.

Esta etapa abarca tres fases:
  1. Fase Germinal,
  2. Fase Embrionaria. Período de embarazo,
  3. Fase Fetal.
Etapa de la Infancia: Es la etapa comprendida entre el nacimiento y los 6 o 7 años.

Desarrollo Físico y motor:
  • Aparecen los primeros actos reflejos.
  • Realiza movimientos espontáneos e indiferenciados
  • Reacciones emocionales indiscriminadas de agitación y excitación que acompañan a los movimientos espontáneos y que se producen ante estímulos agradables o desagradables.
Desarrollo Cognoscitivo:

1.     Período de inteligencia senso-motora.
2.     Período de inteligencia concreta.

Desarrollo Afectivo, Sexual, Social: 
  • Fase Oral
  • Fase Anal
  • Fase Elíptica
Etapa de la Niñez: Es la etapa comprendida entre los 6 y los 12 años. Corresponde al ingreso del niño a la escuela. El niño al entrar en la escuela da pie al desarrollo de sus funciones cognoscitivas, afectivas y sociales.

Función Cognoscitiva: El niño desarrolla la percepción, la memoria, razonamiento, etc.

Función Afectiva: El niño desarrolla el sentimiento del deber, respeto al derecho ajeno, autoestima, etc.

Función Social: 
  • Aprende a no exteriorizar todo, aflora, entonces, la interioridad.
  • Son tremendamente imitativos, de aquí que necesiten el buen ejemplo de sus padres.
  • El niño se vuelve más objetivo y es capaz de ver la realidad tal como es.
  • Suma, resta, multiplica y divide cosas, no números.
  • Adquiere un comportamiento más firme sobre sus realidades emocionales.
Etapa de la Adolescencia: Es la etapa en que el individuo deja de ser un niño, pero sin haber alcanzado aún la madurez del adulto. Se considera que la adolescencia se inicia aproximadamente a los 12 años en las mujeres y a los 13 años en los hombres.  

En la adolescencia se distinguen 2 etapas:
  1. Pre-adolescencia (fenómeno de la pubertad)
  2. Adolescencia propiamente dicha.
1) La Pre-adolescencia:

Desarrollo Físico: Se produce una intensa actividad hormonal. Se inicia a los 11 o 12 años en las mujeres y a los 13 o 14 años en los hombres. En las mujeres aparece la primera menstruación y en los hombres la primera eyaculación. En ambos sexos aparece el vello púbico.

Se da también un rápido aumento en la estatura, incremento del peso, aparición de caracteres sexuales secundarios; en las mujeres: senos, caderas, etc. En los hombres: mayor desarrollo muscular, fuerza física, aumenta el ancho de la espalda, cambio de voz, pilosidad en el rostro, etc.

Desarrollo Cognoscitivo: 
  • No confunde lo real con lo imaginario y por tanto puede imaginar lo que podría ser.
  • Usa con mayor facilidad los procedimientos lógicos: análisis, síntesis. Descubre el juego del pensamiento.
  • Desarrolla su espíritu crítico.
  • Discute para probar su capacidad y la seguridad del adulto.
  • En ocasiones es fantasioso, pero con poca frecuencia. Hay una proyección de sí en el porvenir, pero también a veces evade lo real.
Desarrollo Tendencial: 
  • Tiene necesidad de seguridad pero a la vez necesidad de independencia de sus padres.
  • Esto hace que despierte la necesidad de libertad, de ser independiente y libre, para ello emplea la desobediencia como una necesidad.
Desarrollo Afectivo: 
  • Gran intensidad  de emociones y sentimientos.
  • Hay desproporción entre el sentimiento y su expresión.
  • Las manifestaciones externas son poco controladas y se traducen en tics nerviosos, muecas, refunfuños, gestos bruscos, gritos extemporáneos.
  • Pasa con facilidad de la agresividad a la timidez. 
Desarrollo Social: 
  • Creciente emancipación de los padres.
  • Busca la independencia pero a la vez busca protección de ellos.
  • Se da mucha falta de comprensión (con sus padres)
  • Tiene necesidad de valorarse, de afirmarse, de afiliación y de sentirse aceptado y reconocido por los de su entorno.
  • Su principal interés son las diversiones, el deporte, etc.
Desarrollo Sexual: 
  • Tendencia a la separación entre chicos y chicas.
  • Gran curiosidad por todo lo relacionado con la sexualidad.
Desarrollo Moral: 
  • Va pasando de la heteronomía a la autonomía.
  • Aquí influye mucho la moral de la familia como testimonio. Así el adolescente será capaz de:
  • Fijar metas y objetivos propios.
  • Organizar su actividad en conformidad con proyectos.
  • Organizar mejor y eficientemente su tiempo libre.
Desarrollo Religioso: El desarrollo religioso puede ser problemático cuando:
  • Los padres no dan testimonio, usan la religión como disciplina y no son estables.
  • Cuando el muchacho encuentra serias dificultades en el ramo de la sexualidad.
  • Cuando la religión en el ambiente social, considerado como "cosa de mujeres".
  • Cuando la catequesis recibida en la infancia ha sido formalista y separada de la vida.

2) La Adolescencia propiamente dicha: 

Desarrollo Cognoscitivo: La adolescencia es la etapa donde madura el pensamiento lógico formal. Así su pensamiento es más objetivo y racional.


Desarrollo Motivacional: Según Schneiders, en el adolescente sobresalen los siguientes motivos:

  • Necesidad de seguridad.
  • Necesidad de independencia.
  • Necesidad de experiencia.
  • Necesidad de integración (de identidad).
  • Necesidad de afecto.
Desarrollo Afectivo: Es difícil establecer si la adolescencia es o no un período de inestabilidad emotiva. Pero nada impide reconocer la riqueza emotiva de la vida del adolescente y su originalidad. El adolescente es variado en su humor.

Desarrollo Social: 
  • A medida que crece, son mayores y más variadas sus experiencias sociales.
  • Este mayor contacto con la sociedad favorece un conocimiento más real de la sociedad.
  • Mayor conciencia de los demás, así como una progresiva conciencia de pertenencia a una clase social.
  • Otras tendencias importantes son la madurez de la adaptación heterosexual, la búsqueda de status en el grupo de compañeros de la misma edad y la emancipación de la familia.
En este proceso de socialización encontramos en el adolescente una serie de oscilaciones tales como:
  • Oscilación entre excitación y depresión: trabajo y ocio, buen humor y llanto.
  • Oscilación entre sociabilidad e insociabilidad: delicados e hirientes, tratables e intratables.
  • Oscilaciones entre confianza y desconfianza de sí mismos.
  • Oscilaciones entre vida heroica y sensualidad.
Desarrollo Sexual: La sexualidad del adolescente no es sólo un fenómeno psico-fisiológico, sino también socio-cultural. Los valores, costumbres y controles sexuales de la sociedad en que vive el adolescente determinan en gran parte su actitud y comportamiento psicosexual.

Desarrollo Moral: La moral para los adolescentes no es una exposición de principios, ni un conjunto de convenciones sociales, es, ante todo un comprometer todo su ser a la búsqueda de la imagen ideal de sí mismo, donde pone a prueba la fuerza de voluntad, la solidez de las posibilidades y cualidades personales. Hay algunos valores morales que ellos prefieren por ser más brillantes, nobles y porque exigen un don de sí más absoluto.


  • El sentido del honor:  sentimiento de la nobleza y de la dignidad del hombre frente al hombre.
  • La sinceridad, signo de una personalidad que se afirma.
  • La valentía, motor de muchos actos.
  • La lealtad.

Desarrollo Religioso: En la adolescencia se pone en movimiento exigencias particulares como el encuadramiento del propio yo en un mundo que tiene un sentido absoluto; estas exigencias hallan respuesta sólo en una específica dimensión religiosa. En esta edad, lo trascendente es afirmado como tal. Sin duda que para esto influye la educación dada por los padres, la educación de la escuela y el medio ambiente.

Etapa de la Juventud: Es la etapa comprendida entre los 18 a los 25 años. El joven es capaz de orientar su vida y de ir llegando a la progresiva integración de todos los aspectos de su personalidad.

Desarrollo Cognoscitivo: El joven es más reflexivo y analítico. Es la mejor época para el aprendizaje intelectual, porque el pensamiento ha logrado frenar cada vez más los excesos de la fantasía y es capaz de dirigirse más objetivamente a la realidad. Tiene ideas e iniciativas propias, pero no deja de ser un idealista; sus ideales comienzan a clarificarse. De ahí nace el deseo de comprometerse.

Desarrollo Moral: Los valores empiezan a tener jerarquía en la que predomina la justicia y es capaz de distinguir lo prioritario y lo urgente. Rechaza la imposición, no con agresividad sino con una sana rebeldía. Asume una conciencia propia de sus actos y les da el valor moral que les corresponde.

Desarrollo Vocacional: Es el momento en el que el joven se orienta hacia una profesión, hacia el mundo del trabajo, todo se concretiza en el Proyecto de Vida. Ese proyecto es el conjunto de valores en el que es joven crece, le da una orientación a la propia vida y lo orienta dinámicamente hacia el futuro. 

Desarrollo Afectivo y Sexual: Mirando hacia atrás, un joven  se ríe de sus fracasos sentimentales, porque empieza a descubrir lo que realmente es el amor. 

Desarrollo Social: Frente a los demás, el joven actúa responsablemente, es decir, haciendo uso de su libertad es capaz de responder de cada uno de sus actos, de tener conciencia de lo que dice y hace en orden a la realización del proyecto de vida. Esto significa que el joven:
  • Asume la vida como tarea
  • Es consciente de su solidaridad con los demás
  • Está convencido que su vida es para los demás
  • Está abierto a nuevas responsabilidades
Desarrollo Religioso: En el joven se verifican profundas transformaciones en el pensamiento religioso. Así, el joven fundamenta críticamente la religión con mayor base motivacional, pero también puede acentuar su crítica sobre determinadas formas institucionales que se oponen al ideal de un pueblo de Dios en marcha.

Etapa de la Adultez: Es la etapa comprendida entre los 25 a los 60 años aproximadamente. 
En esta etapa de la vida el individuo normalmente alcanza la plenitud de su desarrollo biológico y psíquico. Su personalidad y su carácter se presentan relativamente firmes y seguros, con todas las diferencias individuales que pueden darse en la realidad.


El adulto maduro se adapta por completo  a la vida social y cultural. Ejerce plenamente su actividad profesional, cívica y cultural. Es la etapa de mayor rendimiento en la actividad.


Etapa de la Ancianidad: La etapa final de la vida, conocida también como tercera edad, se inicia aproximadamente a los 60 años. Se caracteriza por una creciente disminución de las fuerzas físicas lo que a su vez ocasiona en la mayoría una sensible y progresiva baja de las cualidades de su actividad mental.